top of page

¿Qué es el ayuno intermitente? Tipos y beneficios

Actualizado: 5 mar 2023

El ayuno intermitente consiste en dividir el día en dos franjas horarias, en las que en una se podrán realizar ingestas calóricas y en la otra no. Esta sería la fase de ayuno en la que únicamente se podrán ingerir líquidos no calóricos para mantenerse hidratado.


El objetivo del AI es por un lado dar un descanso al aparato digestivo y que así el cuerpo focalice sus esfuerzos en otras zonas y, por el otro, reducir las reservas de grasa.


Esto se consigue gracias al estado de cetosis en el que entra el cuerpo al no consumir tras un periodo prolongado (a partir de aproximadamente 16h) que hace que el organismo busque combustible en otras fuentes, que serán los depósitos de grasa.


Por lo que un ayuno intermitente bien estructurado junto con un plan de alimentación equilibrado puede ayudarte a disminuir tu porcentaje graso.


Hay varios tipos de AI que varían en función del reparto que se hace de horas en las dos franjas. Cabe añadir que el hecho que en una franja se permita la ingesta calórica, no quiere decir que haya que estar consumiendo de seguido toda esa franja, sino que el número de comidas que se haya decidido realizar, teniendo en cuenta; calorías, aporte nutricional etc., se tendrán que organizar dentro de ese periodo de tiempo.


Es así como el AI más común sería 12:12, donde 12 horas en las cuales estarían incluidas las horas de sueño, se ayuna, y en las siguientes 12h, se reparten las ingestas.


Este modelo es el más sencillo de llevar a cabo ya que con un periodo de sueño de 8 horas, quedaría, 2 horas posteriores a la última ingesta y 2 anteriores a la primera, que facilitarían la digestión antes de ir a dormir y el tener hambre a la hora de desayunar para comenzar el día con un aporte energético óptimo. Con esta secuencia, realmente el organismo no alcanzaría esa situación de cetosis, pero sí que conseguiría vaciar completamente las reservas de glucógeno, por lo que frenaría el proceso de acumulación de este, y su posterior transformación en grasa. Es decir, principalmente no se quema grasa almacenada, pero sí que se evita generar y acumular más.


A partir de aquí, los ciclos se van haciendo cada vez más restrictivos llegando a AI donde la fase de ayuno ocupa casi la totalidad del día. En estos casos, aumenta la importancia de llevar un plan nutricional adecuado para poder aportarle al cuerpo todo lo que necesita en tan poco tiempo.

12 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo
bottom of page